Manual de Construcción para Propietarios

 

 

7. PROCEDIMIENTOS POR PARTIDAS

 

7.2 CIMENTACIÓN EN TERRENOS HORIZONTALES

 

7.2.2 Armado y colocación del fierro en columnas

 

 

Los fierros que se van a utilizar en las columnas deben cortarse y doblarse de acuerdo a las medidas que se indican en el plano de estructuras. Una columna está formada por los fierros longitudinales y por los estribos.

Los estribos son elementos de fi erro doblados en forma rectangular o cuadrada, que sirven para abrazar a las barras longitudinales de las columnas, manteniéndolas en su lugar.

Los estribos deben tener una correcta curvatura de doblado y una adecuada longitud de gancho. Si la curvatura es muy cerrada, el fi erro se puede fisurar. Si el gancho es muy pequeño, los estribos se pueden abrir en caso de sismo.

El espaciamiento de los estribos, así como la curvatura de doblado y la longitud del gancho, deben seguir las indicaciones de los planos. Esto garantizará una columna resistente en caso de un sismo.

Para armar la columna, se procederá a amarrar (atortolar) los estribos a las barras
longitudinales con alambre No 16.

Una vez armada la columna, se procederá a colocarla en el interior de la zanja, apoyándola sobre unos dados de concreto. No debe usarse piedras, desechos u otro material frágil en reemplazo de los dados.

 

Para fijar la armadura de la columna en su posición exacta, se la amarrará a unas balizas, que son unos barrotes de madera apoyados en suelo.


Si la columna se coloca en un segundo piso, las barras longitudinales deben empalmar con las del primer piso. Cuando el empalme se encuentre en la parte inferior, las longitudes de empalme serán de 50 cm para las barras de 3/8" y 55 cm para las de 1/2".

 

 

 

 

 

 

 

Obra protegida por la ley de derechos de autor