Edición N°8

Descubriendo Talentos

 

En esta edición del Perfilando les presentamos a Marco Antonio Florindez Jáuregui, un joven de 28 años nacido en la ciudad de Chachapoyas y que actualmente reside en Lima.

 

Desde pequeño siempre tuvo inclín dones por el diseño. Estudió mecánica de mantenimiento en el Senati de la ciudad de Cajamarca, obteniendo allí los conocimientos para trabajar el acero y plasmar sus ideas en el metal. Comenta que con sus compañeros de clase y con el apoyo de un profesor, crearon una escultura humana de tamaño natural a base de chatarra, la cual fue expuesta durante tres años en la Feria del Fongal, en Cajamarca. Una vez finalizado sus estudios, regresó a Chachapoyas donde se dedicó a la enseñanza de mecánica en colegios técnicos.

 

Posteriormente llegó a Lima con el propósito de complementar sus conocimientos de metal mecánica con las de diseño. Fue así que empezó a estudiar Diseño de Interiores, no pudiendo culminarlo por motivos económicos. Sin embargo siempre se mantuvo en contacto con amigos de la carrera de diseño. A través de ellos se enteró del 3er Concurso Nacional de Cerrajería, donde participó y llegó a ser uno de los 20 finalistas.

 

Su especialidad es el trabajo con el metal en frío, y trata siempre de aprovechar al máximo los materiales que comúnmente otros dan como desperdicio. Entre sus trabajos se encuentran lámparas y candelabros de mesa, porta botellas y esculturas en general. Tiene como ejemplo al famoso arquitecto español Calatrava, imprimiéndole el detalle aeroespacial a sus propios trabajos. Trata además de hacerlos simples, pero atractivos e innovadores. También trabaja con iconografía inca, buscando darle a sus obras un matiz diferente a lo normalmente visto en el mercado.

 

Entre sus proyectos está el de presentarse en La Noche de Arte, evento realizado por la Embajada de Estados Unidos, para lo cual ya está diseñando su trabajo; además quiere exhibir sus trabajos en Nueva York (mediante una ONG) y en diferentes galerías de Lima.

 

asd

 

 

Páginas: