Manual del Maestro Constructor

 

 

13. TECHOS

 

13.2 ENCOFRADO DE LOSA ALIGERADA

 

Tal como se mencionó, el techo aligerado está constituido por viguetas, losa y ladrillos huecos, como muestra la figura 116:

 

Techo Aligerado-ACEROS AREQUIPA

 

Los ladrillos para techos generalmente miden 30 cm de ancho por 30 cm de largo, con diferentes alturas que dependen de la longitud libre de los techos y que pueden ser de 12 cm, 15 cm ó 20 cm. 

 

Según el espesor de la losa aligerada indicada en los planos, el alto de los ladrillos debe ser 5 cm menor que el espesor del techo propuesto. Por ejemplo, si se trata de aligerado de 25 cm, el alto de los ladrillos será de 20 cm.

 

Cuadro comparativo-ACEROS AREQUIPA

 

Una losa aligerada que tiene un espesor de 20 cm soporta en 1 m2, un peso de 300 kg aproximadamente. Asimismo, para un espesor determinado de losa tenemos los siguientes pesos. (Estos valores no consideran el  peso de los trabajadores y herramientas durante la construcción).

 

Techo Aligerado II-ACEROS AREQUIPA

 

Los encofrados de las losas aligeradas están constituidos por (ver figura 117):

 

- Tablones de 1 1/2" de espesor por 8" de ancho mínimo. 

 

- soleras de 2" x 4" de sección. 

 

- pies derechos (o puntales) de 2" x 3" de sección. 

 

- Frisos de 1 1/2" de sección, en alturas variables, según el espesor del techo aligerado. 

 

Para armar el encofrado será necesario contar con soleras corridas soportadas por pies derechos espaciados como máximo a cada 90 cm. 

 

Luego, se procederá a colocar los tablones sobre las soleras (en sentido contrario a éstas). Estos tablones servirán para apoyar los ladrillos y para ser fondo de encofrado de las viguetas, por tal motivo el espacio entre los ejes de tablón a tablón será de 40 cm. 

 

Para delimitar el vaciado del techo, se colocarán frisos en los bordes de la losa, con una altura igual a su espesor. 

 

Finalmente, por seguridad, se colocarán refuerzos laterales en los puntales o pies derechos que soportan el encofrado. Se recomienda que éstos vayan extendidos horizontalmente y amarren todos los puntales en la parte central de los mismos.

 

Consideraciones

  • Al igual que en las vigas, para regular la altura de los pies derechos al contacto con el suelo, no deben usarse piedras ni cartón o cualquier otro material débil, pues pueden fallar con el peso al que serán sometidos.
  • Los pies derechos deben estar en posición vertical y no inclinados para que puedan funcionar adecuadamente en el apuntalamiento del techo.
  • Una vez armado el encofrado, debe verifi carse que esté perfectamente horizontal. De lo contrario, después se tendrá que corregir por un lado con el tarrajeo del cielo raso, y por otro, con el contrapiso del nivel superior y ocasionará gastos innecesarios.

 

 

 

Obra protegida por la ley de derechos de autor