Manual de Construcción para Propietarios

 

 

7. PROCEDIMIENTOS POR PARTIDAS

 

7.2 CIMENTACIÓN EN TERRENOS HORIZONTALES

 

7.2.4 Encofrado de sobrecimientos

 

Luego de vaciar el concreto del cimiento, se realiza el encofrado del sobrecimiento.

En caso de que el suelo del terreno sea arenoso, generalmente los planos indican colocar un sobrecimiento armado para evitar rajaduras en los muros provocados por asentamientos. El refuerzo del sobrecimiento está conformado por cuatro fierros horizontales y estribos que deben quedar a una altura de 7 cm sobre el cimiento. Luego se procederá a encofrar (ver fig. A).

Durante la colocación del encofrado, debemos verificar que las tablas de madera se encuentren en buen estado, limpias y no arqueadas.

Por su cara externa, las tablas estarán unidas a través de barrotes separados cada 60cm. Esto asegurará la consistencia del encofrado (ver fig. B).

 

 

Por su cara interna, las tablas no deben presentar restos de concreto endurecido. Lo recomendable es que estén pintadas con petróleo, lo cual facilitará el posterior desencofrado.

 

Al momento de colocar las tablas, los ?erros de las columnas (y del sobrecimien- to, si lo hay) deben quedar exactamente al medio de la distancia entre ambas ca- ras del encofrado, garantizando un adecuado recubrimiento de las barras de acero al momento de vaciar el concreto (ver ?g. C). En otras palabras, los ?erros de las columnas no deben estar pegados al encofrado.

 

Para conservar el ancho apropiado del encofrado, se utilizarán separadores de madera o de tubos de PVC, en la parte superior e inferior del encofrado (ver ?g. B). Luego, ambas caras del encofrado se ?jan con alambre Nº8, amarrando los ba- rrotes de un lado a otro. La verticalidad se puede controlar con ayuda de una plomada.

 

Finalmente, ambas caras se apuntalarán contra el piso, con unos barrotes inclina- dos, para darle estabilidad al encofrado durante el vaciado de concreto.

 

 

 

 

 

Obra protegida por la ley de derechos de autor